Copyright - Advertencia de derechos autorales. Privacidad. Otras advertencias

Muchas gracias por visitar "Una ventana a la Filosofía Natural".

Este sitio en Internet pertenece a su autor. 

Excepto en los ocasionales puntos donde se especifique claramente lo contrario, todos los textos e imágenes de este sitio en Internet tienen Copyright © 1998-2017 por su autor. Se prohíbe la reproducción. Todos los derechos reservados.

Todos y cada uno de los esfuerzos han sido hechos para asegurar el respeto de los copyrights o derechos autorales, y otros derechos, de terceros. De detectarse un error u omisión, sírvase por favor comunicarlo inmediatamente al autor, vía correo electrónico, a la dirección "aldoloup" seguido por el símbolo para la unidad de peso denominada arroba, seguido por "hotmail", seguido por un punto, seguido por "com".

Este sitio en Internet es un sitio comercial con fines de lucro. El sistema informático trata de obtener la mayor cantidad de datos personales de usted, tanto cuando usted accede a estas páginas así como posiblemente de otras fuentes. El sistema intenta crear un perfil de la personalidad de usted. Este perfil de personalidad es luego vendido a los anunciantes que aparecen en este sitio en Internet, así como posiblemente a terceros. Por favor, tenga en cuenta cómo opera este sistema informático cada vez que usted intenta ver algo en este sitio en Internet, así como cada vez que usted usa la Internet en general o cualquier otro sistema computarizado del cual usted no tiene el control.

Todos los artículos representan puntos de vista personales del autor. Ninguna información o dato debe tomarse como autoritativo y por consiguiente no se hacen garantías de su exactitud o de su utilidad para cualquier propósito.

Que su visita le haya sido provechosa. Hasta la próxima ocasión.

Durante varios siglos, comenzando con el Tratado de Tordesillas en el siglo XV, España y Portugal intentaron poner los límites de sus posesiones en América. Varias veces los tratados fueron rotos y varias veces se firmaron nuevos tratados de paz, y se reanudaron las negociaciones para nuevos y nuevos límites. El último tratado fue el Tratado de San Ildefonso, a fines del Siglo XVIII, firmado en la península ibérica pero con la salvedad de que debían reconocerse las tierras “in situ” para confeccionar los mapas definitivos.  Para eso fueron mandados Félix de Azara y colaboradores hasta el corazón de Sudamérica. Azara fue uno de los grandes científicos de la historia: por ejemplo, él ha sido honrado nada menos que con su nombre en la Luna: una cordillera llamada el Dorsum Azara. También, varios animales y plantas descubiertos por él en tierras sudamericanas llevan su nombre.  Hoy en día los mapas se confeccionan con fotografías aéreas o satelitales, pero en aquella época la única manera de hacerlo era llegar hasta cada rincón a lomo de caballo, en canoa e inclusive a pie, y tomar su latitud y su longitud, con instrumentos precarios pero con mucha inteligencia e ingeniosidad. Es así que los cartógrafos eran verdaderos aventureros. Por eso, por ejemplo, Azara pudo describir muchos animales y plantas desconocidos hasta ese momento, y por supuesto, nuevos ríos, cerros y cataratas. Como detalle importante, Azara y sus compañeros fueron unos de los primeros europeos en llegar a los Saltos del Guairá, la catarata más caudalosa del mundo.  El libro no se centra sólo en las expediciones a las fronteras del Paraguay, sino que también a las del norte de Argentina, el norte de Uruguay, por supuesto de Brasil, y en menor medida, la frontera con Bolivia. Es muy notable que Azara, cuando ya había recorrido todos los rincones, midiendo distancias, superficies, puntos de referencia, etc., trata de convencer al Virrey, y por medio de éste al Rey de España, de revisar una vez más el Tratado con la Corte de Portugal, puesto que había varios asuntos que en el Tratado no habían sido tomados en cuenta, por ejemplo, ríos de los que se tenían vagas noticias en la península ibérica pero que “in situ” se descubre que o bien no existían o que estaban en lugares muy diferentes de lo que decía el Tratado. Advertía Azara, con mucha preocupación y hasta digamos que clarividencia, de que si estos "impasses" no se solucionaban de una vez por todas se tendrían consecuencias nefastas en el futuro.  Y en efecto, la Guerra de la Triple Alianza e inclusive la Guerra del Chaco tuvieron, como algunos de sus motivos, las cuestiones de límites.  Como se hablaba de cuestión de límites, en muchas partes del libro se citan antecedentes, como por ejemplo las exploraciones realizadas por los jesuitas y la fundación de sus reducciones, las primeras expediciones españolas en busca del Potosí, y, como los límites finales sólo fueron resueltos en la época independiente, aparecen algunos detalles de los tratados de límites después de la Guerra de la Triple Alianza, el Laudo Hayes, los límites después de la Guerra del Chaco, e inclusive detalles del Tratado de Itaipú de cómo quedarían las fronteras después de la creación del embalse.  A pesar de las numerosas explicaciones técnicas que se van dando a través de las páginas, se intenta mantener ese sabor de aventura, porque eso fue realmente lo que hiceron Azara y sus compañeros: una gran odisea por tierras desconocidas.  Este libro no sólo va a interesar a personas que gustan de la historia de Paraguay, sino tambén la de España, de Portugal, de Argentina, de Uruguay, de Brasil y un poquito de Bolivia. Y por supuesto, por el carácter científico de las expediciones, también interesará a personas que gustan de la Astronomía, la Topografía, la Geografía y la Cartografía. En todos los casos, las explicaciones se dan de la manera más accesible posible, apta para todo público.